lunes, 25 de agosto de 2008

"Podría haber sido palo y afuera, ¿no?"

El reemplazante de Caranta, con sólo 21 años, tuvo su debut en el arco de Boca y, aunque su balance terminó siendo positivo, se quejó por la mala suerte que tuvo en el gol...

LA PRIMERA PRUEBA FUE AL MINUTO DEL PARTIDO: SAND SE COLÓ POR IZQUIERDA Y EL 12 TUVO QUE SALIR RÁPIDO PARA TAPARLO.

Se ganó, es lo importante, pero yo igual soy bastante autocrítico. Y creo que podría haber hecho un poquito más. Sacar el pie más rápido, no sé... Tendré que ver el gol de nuevo para saber cómo fue. Igual... La pelota podría haber pegado en el palo y salir, ¿no?". Ahora se ríe Javier García. Ahora que pasó la ansiedad de la noche anterior, la que Mauricio Caranta (que a pesar de la lesión se concentró con sus compañeros) intentó disipar en la habitación de su reemplazante con unos mates y algunos consejos ("Me hizo muy bien y se lo agradezco", dijo el 12), y también se terminaron los nervios de ese debut que nunca esperó tan rápido, el arquerito de Boca que tuvo sus primeros 90 minutos en Primera se relaja, de distiende. No es que no lo haya disfrutado, todo lo contrario, pero se lamenta aún por esa jugada que terminó en el 0-1. Aunque después, y pese a que ese gol no haya sido su responsabilidad, el pibe se reivindicó con algunas tapadas pero más que nada brindando seguridad y una pequeña muestra de sus cualidades.

La primera prueba la tuvo a los 60 segundos de haberse parado en el arco que da a Casa Amarilla, con sus pantalones largos, todo de negro y con el 12 en la espalda. Sand se coló por el costado izquierdo y él tuvo que tirarse con el cuerpo a tapar el disparo del delantero. A pesar de que el partido recién comenzaba, García reaccionó rápido y eso le ayudó a tomar confianza desde el inicio. En el segundo tiempo, tuvo otra complicada: un tropezón de Paletta que lo hizo salir en velocidad (le ganó a Biglieri y el aplauso de todo el estadio, que lo ovacionó varias veces). "Esa que se resbaló fue complicada, porque se venía el delantero, pero la pude sacar". Tuvo una sola mancha: un cabezazo de Fritzler que despejó Morel.

Más allá de las tapadas, sus puntos más altos fueron las salidas en los centros y desde el arco, y la velocidad de piernas: seguro, firme, confiado, preciso, ágil. "No soy especialista en los centros. Trato de hacer lo que sé. Me gusta manejar bastante el área y por eso juego adelantado, a veces puede ser contraproducente, pero es una manera de estar concentrado", explicó, contento después de su debut. No era para menos.

1 comentario:

GIA dijo...

García debutó con el pie derecho!!! en el gol no tuvo responsabilidad y el resto del partido brindó mucha seguridad... ENHORABUENA!!!